Reseña Histórica

INTRODUCCIÓN.-

dsc02903La Iglesia que nuestro misericordioso Señor nos ha dado se llama Iglesia  Comunidad de Berea,

Lleva el nombre de  “comunidad”, porque esto hace referencia a un grupo de personas que comparten elementos en común, en nuestro caso compartimos un mismo Padre celestial, un mismo salvador, una misma fe y un profundo amor por Cristo y por obtener el mensaje correcto de cada verso de su Palabra.

“Berea” porque la Biblia hace referencia a los de Berea en Hechos 17:10-11, como un grupo de creyentes, dispuestos a someterse al estudio constante y profundo de las Escrituras, otra de las características que marcaban a los de Berea, es que corroboraban la información que recibían con las Escrituras, para saber si era correcto lo que se les enseñaba, que gran lección tan necesaria para nuestros días.

Como Iglesia debemos estar dispuestos a esto, si nuestro deseo es obtener lo que la Palabra de Dios significa, no hay nada más importante en el mundo entero que obtener la verdad de las Escrituras, poder introducirnos en aquellos bastos mares concentrados en cada versículo.

Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

 -Jeremías 9:23-24

 

Reseña Histórica

dsc03033 Fundada el “23 de enero del 2011”, La Iglesia Comunidad de Berea, inicia sus actividades por la misericordia de nuestro Gran Dios y salvador, pero aún sin saberlo empezaba a tomar forma unas semanas antes en donde tres familias, empiezan a tener reuniones de oración y un culto dominical, en un departamento que Dios nos permitió usar durante un breve tiempo en el 12avo piso de 9 de octubre y avda. del ejercito, así también en las casas, con estudios Bíblicos semanales. En donde la idea era explorar verso a verso la Escritura, bajo la guía de nuestro Padre, quien en su profunda misericordia nos concedió sin merecerlo el poder alimentar nuestros corazones con su verdad. Luego de un breve tiempo sin ningún tipo de esfuerzo humano Dios soberanamente empezó a añadir hermanos, y luego familias enteras, de manera que se vio la pronta necesidad de obedecer el llamado que Dios estaba haciendo de compartir está su doctrina, esta verdad que nos había encargado no solo para que la  degustemos con nuestros sentidos espirituales, sino para que la compartamos con creyentes y personas que Él atraería, de manera que el Señor nos acorrala  sin otro camino sino el de obedecer este claro llamado a formar esta su Iglesia Comunidad de Berea .

Berea inicia con Carlo Dormi como Pastor, reuniéndose en la Asociación nueve de octubre, en 1 de mayo 1.111 Y Tungurahua, donde por la gracia de Dios, nos permitirían utilizar aquellas instalaciones de forma gratuita por un año y luego por un año más, para la predicación de la Palabra, casi inmediatamente, Dios nos dio equipos para llevar a cabo la obra que nos estaba encomendando, ya que un hermano nos ayudo a obtener el sistema de amplificación de audio que tenemos y otro ayudo con un teclado para entonar himnos durante los cultos dominicales.

Al igual que ahora, los primeros cultos fueron marcados, por calurosas bienvenidas, una hermosa comunión cercana y sincera entre los hermanos, predisposición al estudio de las Escrituras y la exaltación de la Palabra de nuestro Señor por sobre cualquier otra cosa. Todo esto marcaba la adoración que se puede observar hasta ahora en cada culto dominical, que es a lo que nuestro Padre ha llamado a esta Iglesia, al esparcimiento de su Palabra y a la comunión de los Santos.

Más creyentes se añadían, con el deseo de conocer más de nuestro Gran Dios, y esto era motivo de gran gozo y con esto Dios nos llevó a que también necesitemos no solo de cultos los domingos sino de las reuniones entre la semana para la edificación del cuerpo de Cristo, tales como cultos de oración, estudios y enseñanza para niños.

No muchos meses después el Señor nos permitió alquilar un departamento en Quisquis entre Esmeraldas y Los ríos, donde celebrábamos los estudios y cultos de oración, y en donde funcionaba entre semana la oficina pastoral.

Durante ese año también nos gozamos en el Señor al ver cómo dos grupos de hermanos tomaron la decisión de obedecer a Dios con el mandato del bautismo. El primer grupo, conformado por diez hermanos lo hizo un sábado de Mayo, y el segundo grupo, conformado por cuatro hermanos lo hizo un sábado de Noviembre del 2011.

Luego tendríamos otro grupo de cuatro hermanos que dieron este paso de obediencia al Señor, cumpliendo así con el bautismo, durante el 2012.

También debemos recordar, que al final del primer semestre del 2011, nuestro hermano Sixto se despidió hacia California para iniciar sus estudios en el Seminario del maestro, con el objetivo de regresar y compartir luego todo lo aprendido con esta congregación, quien hasta ahora por la misericordia de nuestro buen Dios ha sido bendecido en muchas maneras.

Durante el segundo año de vida de nuestra Iglesia se empezó a sentir la necesidad de poder contar con un lugar amplio en donde se pueda tener el culto y a su vez contar con aulas para el desarrollo de la enseñanza a todas las edades, ya que el lugar donde nos reuníamos los domingos era prestado y estaba a tres cuadras de donde se reunían los niños para la enseñanza, haciendo un poco dificultoso para padres y maestros  el traslado de personas y equipos cada semana. Así que varios hermanos respondieron al llamado del Señor y empezaron la búsqueda por un lugar donde nos pudiéramos congregar, algunas opciones se presentaron pero por diversos motivos fueron descartadas, los hermanos visitaron algunas instalaciones sin llegar a ver una posibilidad concreta, pero durante este tiempo los hermanos continuaban orando en cada culto y estamos seguros que en sus hogares también que Dios provea el lugar que Él nos quería conceder. Fue así que llegamos a encontrar el lugar que ocupamos actualmente, conocido anteriormente como “La posada del árbol”, parecía un buen lugar, amplio y no requería de iniciar una construcción inmediata para celebrar los cultos, el inconveniente ahora era de donde podríamos conseguir la cantidad que costaba aquel lugar que para ese entonces se veía inalcanzable. Fue entonces se pidió la guía de Dios para saber cómo debíamos proceder si empezar la negociación o seguir buscando otro lugar.

Es cuando Dios toca corazones de muchas personas de una manera sobrenatural animándolos a unos a donar cantidades importantes de dinero y a otros a prestar de sus ahorros, para ver si era posible la compra de este lugar, fueron tiempos de mucho caminar por fe y crecimiento espiritual, pero al final de varios meses de dura prueba en Diciembre del 2012 se consiguió completar la compra. Y no podemos sino dar gracias a Dios, al mirar atrás y reconocer que solamente de por medio del Señor era la única manera en que hoy podemos estar sentados en este lugar, ya que humanamente era imposible. Desde entonces Dios continúa obrando, poniendo en los hermanos el reunirse en cada tiempo libre, para trabajar duramente en las adecuaciones y el mejoramiento de este lugar, para que su palabra sea exaltada hasta lo más alto.

Damos gracias a Dios por su fidelidad al habernos provisto de esta comunidad cristiana en la que podemos crecer espiritualmente, estimularnos al amor y a las buenas obras, disciplinarnos y restaurarnos, y ser testigos al mundo de las maravillas de nuestro Dios.

 

¡Dios nos ayude a ser la iglesia que Él quiere que seamos!

 

Facebook login by WP-FB-AutoConnect